Sucesos

Asviten prevé el cierre de más de un 20% de los guachinches

guachinche tenerife

El secretario de la Asociación de Viticultores de Tenerife (Asviten), Valerio García, prevé el cierre de más del 20 por ciento de los guachinches ilegales de la isla cuando se empiece a aplicar el nuevo decreto regulador impulsado por el Gobierno de Canarias.

En declaraciones a Europa Press, destaca que el texto está “consensuado” con empresarios y Administración, y ha advertido de que a partir de ahora no les va a “temblar la mano” para denunciar a los establecimientos ilegales.

“Se va quedar mucha gente por fuera. Dejarán de ser guachinches aquellos que no sean viticultores. El que no lo sea, que abra un restaurante o se dedique a otra cosa”, señala.

García espera que el decreto entre en vigor a final de año tras haber pasado por los trámites del Consejo Consultivo y el Parlamento de Canarias, aunque habrá un proceso de adaptación de tres meses, si bien a partir de ahora el periodo de apertura será de cuatro meses sin posibilidad de prórroga –los viticultores querían seis–.

Asviten se ha ofrecido a gestionar la documentación de los agricultores, que deberán presentar ante su ayuntamiento, entre otras cosas, un registro de industrias agrarias, registro sanitario, declaración de cosecha y registro embotellador.

Posteriormente, el Cabildo estudiará la documentación, inspeccionará las instalaciones y admitirá la apertura, tal y como hace con cualquier negocio tipificado como actividad clasificada. “Si hay una denuncia o la administración detecta que el establecimiento no cumple, se cerrará de manera inmediata”, explica.

Según García, muchos agricultores consideran que la tramitación de la apertura es un “fastidio”, pero por otro lado, están “más tranquilos” porque al legalizar el establecimiento ya no hay riesgo de cierre.

“El problema es para los que abren todo el año, que estaban ilegales y no tributaban ni pagaban a la Seguridad Social. La barra libre se va a acabar”, subraya.

EXPLOTACION AGRICOLA

Los guachinches deberán abrirse en las zonas de explotación agrícola o espacios anexos –vivienda o bodega–, y se prohibirá su reconversión en restaurantes porque la ley prohíbe estos negocios en suelo rústico.

Asviten calcula que solo en el norte de Tenerife hay más de 500 guachinches, con predominio en los municipios de Santa Ursula y La Victoria. El nuevo decreto también restringe la compra de vino de otros viticultores, aunque García reconoce que “baila un poco” la interpretación si una persona compra uva, elabora vino y después, explota un guachinche.